Un Lugar en el mundo



Habito  un lugar en el mundo y ese espacio es  mi taller. Una habitación propia, una habitación con vistas al interior, un espacio indispensable donde puedo respirar tranquilidad y concentrarme. Donde me siento independiente, libre, fuerte y feliz. 

Es el  mi universo de mi imaginario. Es mi refugio frente al mundo hostil y oscuro. Porque señoras y señores "en un mundo podrido y sin ética a las personas sensibles sólo nos queda la estética y tener nuestra propia ética" podría contar algo del pensamiento filosófico de mi adorado Witggenstein que examina la relación que existe entre la ética y estética donde expresa  "que la ética y la estética no se pueden expresar, pero se muestran; que la ética y la estética son trascendentales; y que la vida feliz abarca por igual a la ética y a la estética." Así  que viendo que este mundo está muy faltó de profundidad y actitudes honestas,  me veo en la necesidad de crear mi propio mundo, para volar y  la imaginación como una de las mejores herramientas de supervivencia, de resistencia. En cierto modo ser creativo es ir en contra de las normas establecidas. Y  si hablamos de ser mujer en un mundo construido por arquetipos del jurásico patriarcal, una odisea de la leche. 








cada cierto tiempo sólo mudan las flores y revolotean  las ideas que fluyen de un lado para otro.




 y este lugar en el mundo podría ser el lugar donde habitan los zarrios, las cosas y los objetos.
En mi habitación propia habitan dos mesas una es la mesa analógica ( en la que trabajo con las manos y dibujo, donde proyecto mis ideas) y 





la mesa digital 



No hay comentarios:

Publicar un comentario